PORTAL FAN DE U2 EN ESPAÑA U2 The Joshua Tree Tour 2017

The Unforgettable Fire – 1984

  U2 se enfrentará ante la primera prueba de fuego de su carrera. Un cambio de productor que nada tiene que ver con su estilo hasta la fecha. La prueba será difícil de superar pero una vez finalizado el trabajo los resultados serán más que brillantes.

  Hacia mitad de verano de 1983 el grupo contacta con Brian Eno, el productor visionario de los Talking Heads, de David Bowie, el amante de la música ambiental de apartamentos y aeropuertos, en una palabra, de vanguardia, el ex Roxy Music de los comienzos y tocalotodo del rock mundial. Eno está cansado del rock y rechaza su propuesta. Por un instante U2 piensa en ponerse en contacto con Conny Plank, el mago alemán que abrió las puertas de su estudio de Colonia a Eurythmics y a Rita Mitsouko. Pero Bono se esfuerza; su instinto le advierte que Eno, personaje experimentado y eléctrico, puede hacer progresar al grupo y evitar que se repita y se aburra. Bono persevera y le envía regularmente mensajes telefónicos y maquetas; estas despiertan la atención del pequeño calvo. Después de dos citas concertadas, Eno acepta ir a Dublín. Precisa que irá acompañado por Daniel Lanois, un ingeniero de sonido canadiense cuya reputación no cesa de alabar. Y es muy claro: el disco no tendrá nada que ver con lo que U2 ha hecho hasta ese momento. ¡Eso es exactamente lo que los jóvenes irlandeses quieren! Island, por el contrario, está realmente inquieta. Chris Blackwell llega a ponerse en plan catastrofista. Bono le pone entre la espada y la pared; si ha venido para proteger su inversión puede tomar el primer avión de vuelta; si por el contrario ha venido como fan para intentar comprender, entonces será bienvenido. Blackwell comprende enseguida.

  Bono, convertido en una figura carismática de la vida pública irlandesa, recibe el encargo del primer ministro de Irlanda de realizar una misión informativa sobre los problemas de la juventud de la Isla Verde confrontando las tasas de paro más elevadas de Europa. Aprovecha su relativo tiempo libre antes de grabar para pasar al otro lado del micrófono y entrevistar para la revista de rock irlandesa Hot Press a su ídolo, Bob Dylan. Es el comienzo de una amistad que se plasmará en julio de 1984 con la presencia de Bono en el concierto de Bobby, en el Slane Castle de Dublín. Bono se une a Dylan para interpretar a dúo “Blowing In The Wind”. Y en 1987, después de un concierto de U2, a primera hora de la mañana, en Los Angeles, escribirán juntos un tema.

  En marzo de 1984, la revista americana Rolling Stone, la biblia de los jóvenes yanquis de quince a cuarenta años, consagra a U2 como grupo del año 1983. Esta distinción es de gran importancia ya que significa que, salvo accidente, U2 se va a convertir en el grupo más popular del mundo durante los años venideros. Esta consagración llega en el momento en que Paul McGuinness está apunto de volver a negociar el contrato discográfico de sus protegidos. Según los términos del contrato original firmado con Island, al grupo le quedan todavía dos álbunes por realizar. Paul McGuinness, Owen Epstein, un abogado de Nueva York, y Ossie Kilkenny, un contable de Dublín, entablan con Chris Blackwell largas discusiones. Blackwell no se deja arrastrar, él sabe que una vez más está asociado a uno de los grandes momentos del rock’n’roll. U2 obtienen completa libertad artística. Elegirá a su modo su o sus productores. Por sus cuatro próximos álbums, recibirá dos millones de dólares por álbum y el porcentaje de los royalties será el doble. Cada álbum será objeto de tres vídeos pagados por la compañía de St, Peter Square. Está previsto un presupuesto de setenta y cinco mil dólares para cada uno de ellos. Esta nueva cláusula del contrato es lo suficientemente jugosa para permitir reinar al grupo. Dos cláusulas más vienen a enriquecer lo que ya es excepcionalmente favorable. El acuerdo es aplicable si uno de los miembros del grupo lo deja. Por otra parte, U2 recupera retrospectivamente todos sus derechos de edición, hasta entonces en posesión de Blue Mountain, la compañía de edición de Island. De esta forma, al contrario de lo que ocurre con estrellas importantes del rock, tales como Elvis Presley, los Beatles, David Bowie, Elton John o los Rolling Stones, U2 será propietario de todos sus temas. McGuinness vuelve a Dublín en el Concorde y descorcha una botella de champán.

  El grupo necesita estas tres buenas noticias ya que, como les ocurre generalmente, tiene dificultades para acabar el disco. Este se llamará “The Unforgettable Fire”, el nombre de una exposición de fotografía que U2 ha visitado en el Museo de la Paz de Chicago. La exposición estaba consagrada a las obras realizadas por supervivientes del holocausto de Nagasaki e Hiroshima, y presentadas en un museo dedicado al pastor Martin Luther King.

  En abril de 1984, U2 anuncia que el productor de su próximo álbum, que empezará a grabar en mayo, será Brian Eno. Steve Lillywhite, el inspirador habitual de la banda, no está ya ahí y el grupo está aterrado. Dos semanas antes de empezar la grabación ha querido también anularlo todo, ya que se siente ante la imposibilidad de transcribir las violentas impresiones percibidas al visitar la exposición. Bono no consigue acabar un tema hipotético llamado “White City” y otras dos piezas, “Wire” y sobre todo “Pride”, salen mal. ¡Y además Eno es tan impresionante! Adam no está agusto. Steve Lillywhite era su aliado y su gurú. ¿Cómo va a salir adelante sin él, frente a un productor visionario? Adam, el más frágil emocional y técnicamente, ¿va a poder hacerle frente?. La soldadura se hace gracias a The Edge. Este último es un obseso del sonido y la tecnología avanzada. Esto cae bien, pues a Eno le pasa lo mismo. Los dos se escuchan espontáneamente para encontrar un sonido general fuerte y cuidado. Bono está muy atrasado con los textos pero vigila la faena. Y The Edge hace de tapón y de mediador entre esas dos cabezas que tienen dentro de sí un disco diferente cada una.

  La preproducción y lo esencial de la grabación tienen lugar en un castillo cuya acústica es excelente, el Slane Castle de County Meath, no lejos de Dublín. Se ha instalado un estudio móvil en el jardín y los artistas ocupan sobre todo las salas “culturales”, la sala de dibujo y la biblioteca. Todo se complica cuando el equipo se traslada al estudio de Windmill Lane. Es necesario prever un mes más de grabación y mezcla. Hay un nuevo acuerdo tácito: Eno acepta quedarse y Bono se compromete a acabar lo más rápido posible los textos, sin ir a refugiarse al pub de la esquina. Finalmente, “Pride” se convierte en un rock sangriento y arrebatado. El tema que resulta ha sido compuesto a partir de una prueba de sonido en Hawai y Joe O’Herlily lo ha grabado según su costumbre. Realizada de nuevo, “Pride (In The Name Of Love)” es, según la opinión general, el nuevo himno que necesitaba el grupo, Un título que mueve pero que empuja a reflexionar y quizá a comprometer. Bono no habla ya de Ronald Reagan, como había intentado hacer al principio, sino del pastor Martin Luther, el santo de la causa de los derechos civiles americanos.

  En julio de 1984, el sello de U2, Mother Record, se estrena lanzando el primer single de Tua Nua, Coming Thru. Este sello sirve para editar singles de bandas que empiezan. Entre las agraciadas además de Tua Nua, están Cactus World Nwes, Hothouse Flowers, Operating Theatre, Tuesday Blue, Subterraneans y Painted World. En ese mismo mes, Bono y Van Morrison se unen a Bob Dylan en el escenario del castillo de Slane para cantar “Blowing In The Wind” y “It´s All Over Now, Baby Blue”. Como anécdota hay que recordar que a Bono le falló la memoria durante la interpretación de esta última.

  El 9 de agosto de 1984, treinta y nueve años después de Hiroshima, U2, Brian Eno y Daniel Lanois acaban “The Unforgettable Fire”. En este mes, a sólo tres días de iniciar la gira mundial The Edge se da cuenta de que ha olvidado por completo todas las antiguas canciones. Tiene que comprar sus propios discos.

  En septiembre de 1984 publican el primer single del nuevo disco, “Pride”, el cual llega al tercer puesto de las listas en el Reino Unido. El sigle llevará como cara B “Boomerang II”.

  En octubre de 1984 se lanza “The Unforgettable Fire” que muestra un gran cambio con respecto a “War”. Nada más salir es número uno de las listas de discos. En la funda hay una fotografía del castillo de Moydrum, en Wetsmeath. En ese mismo mes, U2 llega al número uno en singles por vez primera fuera de Irlanda, en Australia, con el single “Pride / Boomerang II”.

  En los Estados Unidos, “Fire” se destaca en las clasificaciones “progresistas” y en las de las universidades; en dos años sobrepasará los dos millones de ejemplares pero no lo catapultará a la categoría de megagrupo privilegiado. Todavía tiene mucho que intentar y que demostrar. Para hacerlo, U2 emprende en septiembre de 1984 una gigantesca gira mundial que comienza por las antípodas, Nueva Zelanda y Australia. El público acude: treinta mil personas en Melbourne y sesenta mil (en cinco actuaciones) en Sydney. En octubre el cuarteto está en Francia: Lyon el día 14, Toulouse el 19, Burdeos el 22 y París, en el espacio Baltard, el 26. La noche del concierto en el Patinoire de Burdeos, Bono desaparece después de la actuación. Piensan que se ha fugado y les entra el pánico; finalmente, el promotor Gérard Drouot y Paul McGuinness encuentran al cantante en el aparcamiento subido al capó de un Range Rover discutiendo apasionadamente con una docena de fans.

  El grupo va mal, ya que se da cuenta de que no llega a tocar correctamente sus nuevos títulos. Tienen problemas de construcción musical, de arreglos, de sonido. La magia se hace de rogar. Bono, fiel a su carácter (Soy una persona emocionalmente sin término medio, tan pronto estoy arriba como estoy abajo…), se vuelve hacia los técnicos que son el punto de mira de las críticas. Las relaciones entre U2 y su equipo se vuelven peligrosamente tensas. Seis semanas más tarde, el equipo vuelve a Dublín y después empalman en noviembre de 1984 con más conciertos en Gran Bretaña, los primeros después de dieciocho meses. Quedan dos meses para el comienzo de la gira americana de febrero y es evidente que U2 tienen que preparar rápidamente un nuevo espectáculo. Para hacerlo, anula algunas fechas en Europa. Finalmente una reunión en las oficinas de Windmill Lane da la solución inmediata al problema. Se toman dos decisiones, que van a colocar el cohete en su rampa de lanzamiento. En lo sucesivo, Adam será el portavoz del grupo en cuanto a la técnica. Más racional, más controlado, más juerguista también, Adam se revelará como un relaciones públicas perfecto. Queda el asunto de Bono, que tiene los defectos de sus cualidades. Un maorí de nombre Greg Carroll (1960-1986) viene a resolver un problema esencialmente psicológico. Su contacto con Bono es inmediatamente cálido. Al dejar Nueva Zelanda, Greg forma parte del equipaje con la misión, a partir de ese momento, de vigilar especialmente al miembro más difícil y más expuesto del grupo, Bono.

  En noviembre de 1984, Bono y Adam vuelan a Londres desde Dublín para grabar el disco de Band Aid – Do They Know It’s Christmas?. Ambos miembros participan con la grabación del single “Do They Know It’s Christmas” / “Feed the World”. Las ganancias de este disco de las super estrellas de rock inglés están destinadas a Etiopía. El éxito es tan grande que trece años después del concierto de George Harrison por Bangla Desh, lanza sobre la historia de rock la onda y, todo hay que decirlo, la moda de los encuentros humanitarios. Sin embargo, el grupo por aquella fecha, no se da cuenta de a dónde les puede llevar este gesto.

  En enero de 1985 comienzan una nueva gira americana, esta vez en estadios, tras un triunfal tour europeo. Ese mismo mes en el Radio City Music Hall, de Nueva York, son interrumpidos dieciocho veces por fans enloquecidos que invaden el escenario. En un determinado momento uno de los de seguridad apuntó a Bono con su arma.

  En marzo de 1985, Rolling Stone clasifica a U2 como el grupo de los años ochenta y escribe que para un número impresionante de fans de rock’n’roll americanos se ha convertido en “el grupo que cuenta”. U2 confirma su posición de grupo mascota de los estudiantes y de la crítica, cuyos ánimos son siempre tan sinceros y constructivos. Ese mismo mes, las veinte mil localidades del Madison Square Garden, de Nueva York, se venden en una sola hora para su actuación del 1 de abril. La presión sube a tal punto que una noche de marzo Adam Clayton, borracho, arrastra durante más de un kilómetro a un policía que intentaba arrestarle. Este no había comprendido, relatará Adam, que “tenía que hacer algo importante”. Esta broma le costará muy cara al pelón miope y Paul McGuinness se inquietará por la reputación del grupo.

  En abril de 1985 aparece el single de “The Unforgettable Fire – A Sort Of Homecoming”, esta última grabada en directo durante las actuaciones de Wembley y producido por Toni Visconti.

  Al final de la gira americana, “The Unforgettable Fire” se comercializa en single, doble single, picture-disc y en maxi. El tema no es realmente rock, pero es rico en teclados y arreglos de cuerda obra de un irlandés, Noel Kelehan, e ilustra suntuosamente el universo de compasión y de pasión de U2. El Fuego Inolvidable alcanza la sexta plaza en la clasificación inglesa.

  Cuando el 1 de abril de 1985 el espectáculo de U2 llega a la gran sala de Nueva York, en el Madison Square Garden, se ha convertido en algo impresionante. “Pride” hace que el público americano se derrita.

  El grupo ya no teme actuar en los estadios y las arenas, como dice Bono:

“Es exactamente lo que detestábamos y estabamos en contra de tocar en esos hangares de aviones justo hasta el día en que fui a ver a Bruce Springsteen a la Wembley Arena de Londres. Ahora me gustan esos sitios; en lugar de un fondo de vidrieras, nosotros tenemos a la gente, la masa… ¡Es la muchedumbre, la gran muchedumbre! Y hacemos una música enorme. Cuando empezamos “Pride”, ésta flota por encima del público…”

  “Bad” se ha convertido en un momento raro del espectáculo donde Bono diserta sobre el dolor. No lo presenta todas las noches como un tema sobre la heroína, como en Dublín, pero todo el mundo comprende que es una cuestión de mala suerte y del tráfico despiadado. Lo que interesa ahora a las masas americanas es la perspectiva que abre este grupo de celtas, perdidos en las estrellas y que agitan estandartes y banderas. Con “The Unforgettable Fire”, U2 retoma la antorcha de los Who, pero su llama es más clara; ésta quiere, después de diez años, alumbrar un mundo nuevo que desea reconciliar al cielo con la tierra. América, tierra de predicadores y pioneros, entiende este discurso humanitario y vitalista y recibe en el centro del corazón la liturgia de los irlandeses.

  En mayo de 1985, para apoyar el éxito del grupo, Island edita un mini-LP con cuatro temas titulado “Wide Awake in America”. Su importación a Inglaterra lo convierte en número 11.

  En junio de 1985 U2 publican The U2 Portfolio, su primer libro oficial con canciones y fotografías de Anton Corbijn.


Los tres conciertos de consagración

– Festival de Milton Keynes Bowl

  El 22 de junio de 1985, U2 participan en el primero de sus tres conciertos de consagración. Actúa en el solsticio de verano en el Festival de Milton Keynes, en el sur de Inglaterra, en el inmenso parque (el Bowl) de la ciudad dormitorio de la clase media más conocida de Inglaterra, situada a sesenta kilómetros de Londres. La víspera, el grupo y sus invitados se dan una comilona en uno de los mejores restaurantes del país, el Bell, en Aston Clinton, Buckinghamshire. Al día siguiente, U2 es nombrado el primer grupo de rock inglés. Frente al rock de los Ramones, a los discursos sindicales de Billy Bragg y al exotismo colegial del nuevo mejor grupo americano delos años ochenta, REM, U2 hace ondear bien alta su bandera blanca (durante la interpretación de “Pride”) y salva una jornada estropeada por torrentes de lluvia y barro.

– Homecoming Concert (Croker Park de Dublín)

  El 29 de junio de 1985 es la consagración en Dublín, en el Croker Park. El concierto, bautizado Homecoming Concert, ha sido explicado ampliamente en Estados Unidos por algunos periodistas locales invitados a ver las “pequeñas maravillas de la Isla en acción”. Hace buen tiempo. Acuden cincuenta mil personas a Croker, lugar legendario por ser el mismo donde acurrió el baño de sangre de “Bloody Sunday”, el Domingo Sangriento de septiembre de 1920. U2, que cantaba ese tipo de hechos, soñaban con actuar ese mítico lugar. Larry era el único que lo conocía por haber ido con su padre a ver partidos de fútbol. Pero para The Edge, Adam y Bono, esta fortaleza de cemento que se levantaba en medio de los barrios del norte de Dublín, los suburbios de Artane en Drumcondra, poseía un misterio y una fascinación que sobrepasaba el simbolismo histórico de la Guerra civil irlandesa. Antes de “Sunday Bloody Sunday”, Bono, emocionado, se dirige a sus compatriotas. A pesar de ser el fin de semana de carnaval y de alegría popular, no hay que olvidar nada y esperarlo todo. U2 se convierte en el símbolo viviente de la Isla Verde junto a Van Morrison y Chieftains que, por el momento, no piensan todavía en grabar juntos.

– Live Aid (Wembley Stadium de Londres)

U2-1984-1986 (2)

 El 13 de julio de 1985 U2 llega a otro estadio mítico, el de Wembley, en Londres. Bob Geldof, el desaliñado periodista irlandés convertido en cantante de Boomtown Rats y después compañero en las tareas de presentación de la TV inglesa, reunió a algunas de las estrellas del rock más importantes para luchar contra el hambre en Africa y la desnutrición del Tercer Mundo. Una conexión de vídeo vía satélite permite seguir alternativamente un concierto americano simultáneo desde Filadelfia. Elton John, Led Zeppelin reunido excepcionalmente, Sting, David Bowie, Mick Jagger, Phil Collins asomaron en la pantalla junto a los niños moribundos de Etiopía. De golpe, la imagen del rock deja de ser ese camino fácil por la vía egoísta de las estrellas.

  El día de su actuación U2 publicó la siguiente declaración: “U2 están comprometidos con Live Aid porque es más que dinero, es música… pero también es una demostración a los políticos de que los hombres, mujeres y niños como ellos se mueren de hambre. Por el precio de Star Wats, el sistema defensivo-ofensivo de misiles MX, el desierto de Africa podría convertirse en tierra fértil. La tecnología está con nosotros. Los tecnócratas no. Somos parte de una civilización que se dedica a investigar, no para la vida, sino para la muerte”.

  Lo que está en juego es mucho. Más de mil millones de espectadores. Hay que confirmar el título de “próximo grupo más importante del mundo”. Y sobre todo la alianza entre el rock y la religión, el sentimiento humanitario y fraternal y el ritmo. Cerca del medio día, Jack Nicholson aparece en el escenario del estadio John Fizgerald Kennedy, lugar donde se desarrolla el Live Aid americano. Lleva gafas negras, pantalón negro, camisa negra. Saluda a Bryan Adams, que acaba de realizar una actuación sólida pero desapasionada y anuncia: “Ahora, para continuar con este sentimiento internacional y mundial, un grupo en directo desde Londres. Un grupo cuyo corazón está en Dublín, Irlanda, y cuyo espíritu está en el mundo entero. Un grupo que jamás ha tenido algún problema para expresar sus sentimientos, U2”. Cuando U2 suben al escenario, Bono empieza, “How long?, How long must we sing this song?”. No es otra que “Sunday Bloody Sunday” donde el dolor y la compasión pueden también aplicarse al desastre alimenticio de Etiopía. La mayor audiencia global de la historia del rock también les ve interpretar “Bad”. Durante la introducción de esta, Bono comenta:

“Nosotros somos un grupo irlandés originario de la ciudad de Dublín. Como el resto de las ciudades, tiene su lado bueno y su lado malo. Esta canción se llama “Bad”.


  En agosto de 1985, Hot Press publica The U2 File (“Los archivos de U2”), editado por Niall Stokes, que incluye todos los artículos que han aparecido sobre la banda durante todos sus años. En ese mismo mes, Bono aparece en el disco anti apertheid Sun City: Artist Against Apartheid, de Little Steven, junto a Steve Van Zandt, Clarence Clemens, David Ruffin, Eddie Kendricks, Jimmy Cliff, Lou Reed, Joey Ramone y Bobby Womack. El tema aportado a este disco es “Silver And Gold”, compuesto e interpretado por Bono y grabado a medias con Keith Richards y Ron Wood. “Cuando compuse Silver And Gold llevaba dos días sin dormir. Es una canción sobre las sanciones, y parte de la idea de las personas que fueron originariamente a Sudáfrica a por plata y oro. Muchas de las crisis mundiales son económicas. Se disfrazan de religiosas o políticas, pero su raíz por lo general es económica, y la canción se basa en eso”. Tocan Keith Richards y Ron Wood, y también el crítico de blues Robert Palmer, que toca el clarinete.

  En ese mismo mes, agosto de 1985, Paul McGuinness recibió la visita de Jack Healey, el responsable americano de Amnistía Internacional. Con ocasión del vigésimo quinto aniversario de la organización, quiere pedir financiación a los jóvenes americanos e interesarles en la situación de los Derechos Humanos en el mundo. Ha visto a U2 en el Madison Square Garden y juzga la presencia de Bono y sus compañeros indispensable en la gira que quiere organizar. U2 está dispuesto a consagrar al menos una semana de su tiempo de composición del siguiente disco a los conciertos organizados por Amnistía.

  En septiembre de 1985 “Wide Awake In America” se lanza en los Estados Unidos y es importado a Europa en grandes cantidades aunque la mayoría de los cortes ya existían en otras grabaciones.

  En diciembre de 1985 Bono grabó el dúo de “In A Lifetime” con Maire del grupo Clannad para su álbum “Macalla”, Bono dijo:

“Casi me avergüenza que sea un hit, porque es un tema tan emotivo, tan en bruto. Es el tipo de cosa que no se debe grabar, pero estoy muy orgulloso de ella. Estoy orgulloso de la música tanto como del video”.

  Bono co-dirigió el video con Edge. Ese mismo mes U2 lanza el video “The Unforgettable Fire Collection” que incluye un documental sobre la grabación del álbum en Slane Castle y Windmill Lane.

  El 17 de mayo de 1986, U2 tocan en Self Aid (celebrado en el R.D.S. Arena de Dublin), para estimular el empleo juvenil, con Van Morrison (primero en actuar), Clannad, The Pogues, Boomtown Rats, Rory Gallagher, Bob Geldof y Elvis Costello entre otros. U2 empieza su actuación relámpago con “C’mon Everybody”. U2 no toca en público desde hace diez meses, su frescura y energía son bienvenidas en un contexto más bien espeso. Bono está feliz de poder decir que él tiene la suerte de no haber conocido el desempleo, pero que lo siente amargamente, y empieza “Maggie’s Farm”, el estallido de cólera de Dylan. Resulta una celebración folk-rock magnífica, tal y como inmortalizará el disco MCA que aparecerá en 1987.


Amnistía Internacional – Tour Pro-Amnesty “Conspirancy of Hope”

  Cuando la gira de Amnistía se pone en marcha el 3 de junio de 1986, con una duración prevista de dos semanas de conciertos, el cartel reunía a figuras de gran peso como Sting, Peter Gabriel, Joan Baez, Bryan Adams, Neville Brothers, Jackson Browne y Lou Reed. Para estos conciertos, los únicos en Estados Unidos antes de la próxima gira de U2 prevista para la primavera de 1987, los irlandeses pasan seis semanas ensayando un espectáculo corto que no debe durar más de treinta o treinta y cinco minutos. Piensan que es la ocasión de acabar con diez años de repertorio y mostrar que U2 tambiés es un grupo de rock´n roll. Tocaron “C´mon Everybody” de Eddie Cochran, “Help” de los Beatles en una versión corta con guitarra y voz, “Maggie´s Farm” de Bob Dylan, que se convierte en un huracán anti-Maggie Tatcher. Sin olvidar las tres grandes piezas, “Bad”, “Pride” y “Sunday Bloody Sunday”.

  El 3 de junio de 1986, U2 y otros siete grupos o cantantes, treinta y seis músicos en total y dos toneladas en equipos dejan San Francisco para presentar la Conspiración de la Esperanza al público de los Estados Unidos. Para la ocasión, Police se vuelve a unir. Y todas las noches, en los Angeles, Chicago, Denver, Atlanta, Nueva York, Peter Gabriel, Sting, U2 y los demás cantan juntos el “Biko” final de Peter Gabriel, así como un poco antes el “I Shall Be Realeased” de Bob Dylan, y reafirman su solidaridad con los presos políticos. Algunas noches los celtas se dejan llevar y tocan “Cold Turkey” de John Lennon y “Knockin’On Heavens Door” o incluso “Sun City” cuando Little Steven Van Zandt les reúne.

  El viernes 13 de junio, en el Rosemont de Chicago, U2 actúa delante de Sting y Police, cuya reunión temporal espera todo el mundo. Los irlandeses empiezan los primeros acordes de “Pride”: es, según The Edge, su mejor actuación de la mini gira. Algunas horas más tarde, el sábado 15 de junio, en el Giants Stadium de East Rutherford (New Jersey”, cerca de Nueva York, cincuenta mil personas, entre las que se cuentan Yoko Ono, Miles Davis, Carlos Santana, Joni Mitchell, Pete Townshend (venido expresamente desde Londres), Cassius Clay / Mohammed Ali y el inevitable Bob Geldof reservan un merecido triunfo al grupo. Entre los mejores momentos del espectáculo, que desgraciadamente no fue objeto de ninguna grabación, se encontraba un dúo de Sting y Bono interpretando “Invisible Sun” de Police.

  En septiembre de 1986, The Edge graba la banda sonora de la película “Captive” con la voz de Sinead O’Connor.

U2Spain, como portal fan de U2 en España sin ánimo de lucro, respeta todos los derechos de propiedad intelectual e industrial de las personas físicas y jurídicas relacionadas con la banda y marca registrada U2 de Not Us Ltd, especialmente:

logo-universallogo-u2comlogo-island

SIGUE A U2 EN ESPAÑOL

Portal de U2 en español U2 Spain © 2004-2017

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos de interés. Política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies